Número de visitas

La fuerza de la gacela │Cuento para la Ficha de Inclusión de las buenas prácticas de la Nueva Escuela Mexicana


En la selva de Congolandia todos los animales, grandes y pequeños vivían en paz. La serpiente, por jugar, se enroscaba en la gorda pata del elefante.

El hipopótamo tomaba sol panza arriba soltando unos bostezos que hacían temblar la tierra.

Los osos bailaban al son de una música que sólo ellos oían. La jirafa llevaba sobre su lomo, trotando,
a los hijos del leopardo.

Tenían un rey, León I, muy viejo. Y, como casi todos los viejos, sabio. No se enfadaba ni cuando su hijo Leoncín se negaba a tomar clase de rugidos porque decía que era aburridísimo.

El joven león,la fuerza de la gacela en vez de rugir, se ponía a imitar el grito de Tarzán que andaba por ahí de rama en rama con sus monos detrás. Pero un día se acabó la tranquilidad. Un tigre
venido de lejanas tierras estaba sembrando el terror entre los súbditos de León I.

No dejaba cebra, jabalí o conejo con vida. De ese modo, los demás animales carnívoros de la selva
se quedaban sin comer. Los cachorros ya no podían salir de sus casas para jugar y correr a sus anchas,
por miedo a que los cazara. A una hija del elefante estuvo a punto de echarle la garra encima y la pobre se llevó tal susto que se quedó muda.

A partir de ese momento no pudo barritar ni poco ni mucho. (Esta cosa tan rara, barritar, es lo que hacen los elefantes para expresarse, siempre y cuando no se hayan quedado mudos como la desdichada elefantita.) Flacos por la falta de alimentos, demacrados por las noches sin dormir,
nerviosos por el perpetuo miedo, los animales no encontraban remedio a sus males.

Para buscarlo, León I los reunió a todos en un claro que había frente a su cueva-palacio. Se retorcía los bigotes y, por sorprendente que pareciera, pues era muy cuidadoso de su aspecto, llevaba la corona caída sobre una oreja.

-Mis amados súbditos -dijo con voz algo trémula a causa del hambre y el disgusto-: los he convocado
para que entre todos tratemos de solucionar la grave situación que estamos padeciendo. -¡Muy bien!
-gritaron los animales, entusiasmados.  -No podemos seguir soportando la presencia de ese tigre extranjero que vacía nuestra despensa, nos impide dormir tranquilos y nos convierte en un pueblo temeroso.

-¡Y deja mudos a nuestros hijos! -se lamentó el elefante, mientras su hija asentía con la cabeza. El rey
les dirigió una mirada compasiva y continuó: -¡Nuestra dignidad nos obliga a hacerle frente dejando atrás el miedo! -¡Muy bien dicho! -corearon de nuevo. -Siempre hemos sido amantes de la paz.

Si alguna vez nos comimos un explorador, fue en épocas de necesidad. Pero ya no es posible la paz
con un enemigo que nos acosa por todas partes. ¡Hay que acabar con él! -¡Bravo! -¡Todos con nuestro rey! -¡Viva León I!

El monarca sonrió satisfecho y preguntó: -¿Quién se ofrece para llevar a cabo esa misión?
Hubo un largo silencio. Cada uno miraba a su vecino como si la cosa no fuera con él. Nadie parecía decidirse. -¡Estoy esperando! -dijo el rey, echándose la corona sobre la otra oreja en un gesto de irritación.

Su hijo Leoncín pensó que, siendo el heredero del trono debía dar ejemplo. Y se adelantó. -¡No se puede negar que eres de mi misma sangre! -exclamó el monarca, satisfecho-. ¿Y qué piensas hacer
cuando te encuentres con el enemigo? Porque lo que es rugir, lo haces fatal. -Aunque soy joven,
tengo fuertes garras y afilados colmillos.

Sabré usarlos, padre. Entonces la serpiente, el leopardo y el elefante también dieron un paso al frente.
No iban a permitir que Leoncín fuera el único capaz de demostrar valor en un momento tan crítico.

-¡Ajá…! Veo que todavía puedo estar orgulloso de mi pueblo -dijo el rey-. Seguro que entre los cuatro conseguirán devolvernos la tranquilidad. Vayan ahora mismo y que tengan suerte.
Los bravos guerreros se marcharon entre aplausos y gritos de entusiasmo.

Pero los que se quedaron pasaron horas de gran inquietud. ¿Qué les sucedería a sus cuatro amigos?
¿Traerían la piel del intruso como trofeo? ¿O serían víctimas de su crueldad? ¿Podrían, al fin, vivir tan felices como antes?

Tuvieron la respuesta al día siguiente, cuando los aguerridos viajeros se presentaron ante León I
 y los demás habitantes de la selva. Por desgracia, su aspecto no era nada victorioso. Venían cabizbajos y con señales de haber sido derrotados en la contienda. Uno junto a otro guardaban silencio esperando que alguno se atreviera a ser el primero en relatar lo ocurrido.


-¡Que es para hoy! -tronó el monarca de muy mal genio. El leopardo, con una pata enyesada se decidió a hablar. -Majestad…, ese tigre extranjero es la fiera más terrible que he conocido. Cuando yo estaba al acecho para atacarlo,  me descubrió y se lanzó sobre mí sin darme tiempo siquiera a decir:
¡Viva África! Y ya lo ven…, me dejó esta pata en tales condiciones que no sé si tendré que andar
con muletas el resto de mi vida.

-A mí –contó el elefante- me dio un zarpazo tan feroz en la trompa que no puedo tomar mis alimentos
más que con cuchara. ¡Qué humillación para un animal de mi raza! -Yo no tuve mejor suerte  -dijo la serpiente-. Quise utilizar la astucia, como tengo por costumbre, y esperé a que el tigre estuviera dormido para clavarle mis colmillos envenenados. Pero el muy traidor estaba despierto. ¡Y bien despierto! Tanto que,  cuando me tuvo cerca, se abalanzó sobre mí llevándose la mitad de mi piel.

-Y diciendo esto Tiritó de frío-. ¡No sé cómo voy a pasar el invierno así, casi desnuda! Leoncín, por ser el hijo del rey, se sentía más avergonzado que sus compañeros. Pero no le quedó más salida
que confesar la verdad. -¿Se acuerdan de la hermosa borla que adornaba la punta de mi rabo? Pues bien, el enemigo me lo cercenó de un solo bocado y ahora no parezco ni siquiera un león. Se dio la vuelta para que todos pudieran comprobarlo. En efecto, el rabo de Leoncín era como el de un gato casero.

Nunca había visto al rey tan furioso. -¡Son un montón de imbéciles! -exclamó-, ¡Si yo no fuera tan viejo, les enseñaría a luchar como es debido! En las filas de atrás sonó una voz débil y dulce. -Tal vez yo… -¿Eh? ¿Quién eres? ¡Habla más fuerte, que no se te oye! -Digo que tal vez yo pueda conseguir
que el tigre nos deje tranquilos.

Todos giraron la cabeza para ver quién hablaba. Era la gacela, el animal más indefenso de la selva.
 El único que no tiene ni garras, ni veneno, ni arma alguna con que defenderse o atacar. Sus palabras recibieron carcajadas y frases burlonas. ¿Lo vas a matar? -O quizá se muera de miedo al verte. -¿Te comerás su cadáver? Ella contestó con mucha calma: -Ya saben que soy vegetariana.

-A ver…, a ver… -dijo el rey, intrigado-. ¿Qué puede hacer una gacela que no hayan conseguido
los animales más fuertes y poderosos? -No lo sé todavía; pero voy a probar. Sin apresurar el paso
y sin importarle las burlas que seguía oyendo a sus espaldas, la gacela se alejó.

León I, temiendo lo peor, se puso de pie. -A ustedes -dijo, dirigiéndose a los cuatro que habían vuelto derrotados-, el tigre los puso en retirada, pero, al menor, salvaron sus vidas.  A ella, en cambio,se la tragará de un bocado. Todos los que se reían  momentos antes se quedaron serios, con expresión preocupada.

Aunque pensaran que era una insensata,  tenían cariño a la gacela y no querían que le pasara nada malo. -¡Corran tras ella! ¡Deténganla!  -ordenó el rey. Pero la madre del elefante herido, que era más vieja aún que León I y por eso más sabia, dijo con su voz de bajo profundo: -Yo la dejaría… -¿No ves que nosotros no pudimos con el tigre? -protestó Leoncín. Ella contestó con tono de reproche: -No seas pretencioso. Eso no quiere decir que la gacela tampoco pueda. -¡Pero está en peligro de muerte!
-exclamó el leopardo.


El rey, poniéndose derecha la corona, decidió: -La seguiremos a prudente distancia. Y cuando sea necesario, intervendremos para defenderla.  Deslizándose entre la espesura silenciosamente, sin abrir la boca y hasta conteniendo la respiración, fueron tras la gacela. Ella, sin darse cuenta de nada, Anduvo Hasta que divisó al tigre tumbado a la sombra de un árbol. Los demás se quedaron agazapados detrás de unos altos matorrales. El tigre abrió un ojo perezoso, pero no se sobresaltó
lo más mínimo ni se puso en guardia.

¿Cómo iba a asustarse de una gacela? Ella continuó avanzando hasta llegar a su lado y le dijo:
 -Nos tienes muy disgustados. El tigre se incorporó sin dar crédito a lo que oía. -No se puede andar por el mundo dando mordiscos y arrancando pieles -continuó la gacela-. ¿Te parece bonito? Leoncín, en su escondite, Susurró: -¡Ahora! ¡Ahora se la come! Pero se equivocaba.

El tigre bajó la cabeza y dijo: -No creas que me gusta vivir así. Estoy solo. Unos cazadores mataron mi familia, allá, tras las montañas. Yo no les quería hacer mal, pero tenía hambre… Tus compañeros me atacaron y me defendí. La gacela parpadeó, pensativa, y sus larguísimas pestañas abanicaron el aire. -¿Y si te dejamos vivir con nosotros, te portarás bien? Los animales que estaban al acecho esperaban impacientes la respuesta; pero él, azotando la tierra con el rabo, parecía dudar.

Entonces la gacela se le acercó más y le dijo algo al oído. El tigre la miró a los ojos, se puso de pie
y echó a andar tras ella como si nunca hubiera roto un plato. León y sus acompañantes se pegaron una carrera para no ser descubiertos y llegar primero al lugar donde vivían. Allí los encontró la gacela
y les contó la conversación que había tenido con el tigre y que ellos ya conocían. -¿Y sólo así
conseguiste amansarlo? -preguntó el rey, intrigado por saber qué había dicho la gacela  al oído del tigre.

-Bueno, le dije algo más…Le dije…, le dije… La gacela trataba de recordar. -¡Ah, sí! Le dije…
“Por favor”. Las dos palabras que a nadie se le había ocurrido usar, corrieron de boca en boca
como una fórmula mágica. Hasta la elefantita que se había quedado muda del susto las pronunció
después de barritar a gusto y tan fuerte que de la palmera más cercana cayó una lluvia de cocos.

Acceder al PDF en el siguiente enlace 👇✅

🔴 https://pazuela.files.wordpress.com/2014/07/14-la-fuerza-de-la-gacela-libro-scaneado.pdf

Fuente: https://pazuela.wordpress.com

My Instagram

Copyright © AlexDuve . Designed by OddThemes