Suscribete usando RSS

Escribe tu email

martes, 26 de septiembre de 2017

Las cuatro caras del la autoestima

ALEX DUVE


¿Qué es autoestima?

Conocerse. Perseverar en conocerse y saber cuál es su papel en el mundo. Tener consciencia de sí mismo, de sus capacidades y potencialidades así como de sus limitaciones, las cuales debe aceptar sin negarlas. Trabajar en el cuidado de su cuerpo y vigilar sus hábitos para evitar que aquellos que le perjudican puedan perpetuarse. Filtrar sus pensamientos enfatizando los positivos, procurar estar emocionalmente arriba, en la alegría y el entusiasmo, y cuando las situaciones le llevan a sentirse rabioso o triste expresar esos estados de la mejor manera posible sin esconderlos neuróticamente. Prestar atención, momento a momento, a estos pensamientos, emociones y sensaciones: Envidiar, criticar, maltratar, celar, quejarse, negarse a aceptar las cosas como son, evitar los cambios necesarios, trabajar compulsivamente, fumar o beber en exceso y actuar tímidamente o con apatía. Hacer énfasis en darse cuenta de lo que piensa, siente, dice o hace, para adecuar sus manifestaciones a una forma de vivir que le beneficie y favorezca a quienes le rodean, en vez de repetir como robot lo que aprendió en su ayer cuando era niño o adolescente. La conciencia de la autoestima, hace que el individuo se cuide, se preserve y no actúe hacía la autodestrucción física, mental, moral o de cualquier tipo. La gratitud es norma en la vida de quien se aprecia y se sabe bendito por los dones naturales que posee.





Confiar en sus propias fuerzas Cultivar confianza en sí mismo, en las fuerzas positivas con las que cuenta para abordar el día a día. La confianza es la guía para el riesgo, para probar nuevos caminos y posibilidades; para ver alternativas en las circunstancias en que la mayoría no ve salida alguna; para usar la inteligencia y seguir adelante aunque no se tengan todas las respuestas. La confianza es la característica que hace que el ser se exprese en terrenos desconocidos con fe y disposición de éxito. Cuando se confía en lo que se es, no se necesitan justificaciones ni explicaciones para poder ser aceptado. Cuando surgen las diferencias de opinión, confiar en uno hace que las críticas se acepten y se les utilice para el crecimiento.


Asumir responsabilidad de su vida. Asumir responsabilidad por su vida, sus actos y las consecuencias que éstos pueden generar. No buscar culpables sino soluciones. Convertir los problemas en un "cómo", y en vez de compadecerse por no lograr lo que quiere. Tomar como regalo el poder influir en su destino y trabajar en ello. No dejar las cosas al azar, promover los resultados deseados y aceptar de la mejor forma posible lo que suceda.

Vivir de manera coherente Vivir de manera coherente y realizar el esfuerzo necesario para que sus palabras y actos tengan un mismo sentido. Que sus actos hablen por usted, tanto o más que sus palabras. No se traicione y esmérese en combatir y vencer sus contradicciones internas.

Demuestrar amor Amar la vida y demostrarlo en cada acto. No temer liberar su poder pero valorar la prudencia y respetar las reglas de cada contexto. Mostrar afecto, decir "te quiero", halagar y tocar físicamente, son comportamientos naturales, disfrutar de sí mismo y de su relación con las personas. Observar los límites, ya que para expresarse no hay que invadir ni anular a nadie. La expresividad debe ser consciente y natural, no inconsciente ni prefabricada.

Usar la inteligencia La vida es una oportunidad lo bastante especial como para dejarla en manos de la suerte. De esta visión se deriva respeto por la razón, el conocimiento y la certeza. No juegar consigo y valorar el tiempo como recurso no renovable que es. Buscar, sin compulsiones, alcanzar un mínimo control de su existencia y para eso usar su inteligencia y capacidad de discernimiento, confiando en lograr sus objetivos al menor costo.

Armonizar Cuando existe valoración personal, también se valora a los demás, lo que favorece relaciones sanas y plenas medidas por la honestidad, la ausencia de conflicto y la aceptación de las diferencias individuales. Por ser la paz interna la máxima conquista de la autoestima, haga lo posible por armonizar y aminorar cualquier indicador de conflicto. Esta armonía interior ahuyenta la ansiedad y hace tolerable la soledad, vista a partir de un estado armónico de vida como un espacio de crecimiento interior, encuentro con uno mismo y regocijo.

Tener un rumbo, un propósito y objetivos El respeto hacia nosotros y hacia la oportunidad de vivir engendra una intención de expresar el ser, de trascender, de lograr y de ser útil. Eso se hace más factible al definir un rumbo, un propósito, una línea de objetivos y metas, un plan para ofrendarlo a la existencia y decir "esto es lo que soy y esto es lo que ofrezco". La vida es un don que se expresa a través de una misión y una vocación; descubrirlo es tarea de cada quien, y es únicamente en ese camino donde hallaremos la plenitud y la alegría de vivir. No hacerlo, equivale a nadar en tierra o arar en mar. El rumbo es indispensable, aunque podamos modificarlo, si se llegara a considerar necesario.

Autonomía La autonomía tiene que ver con la independencia para pensar, decidir y actuar; con moverse en la existencia de acuerdo con las propias creencias, criterios convicciones, en vez de cómo seguimiento del ritmo de quienes nos rodean. No se puede vivir para complacer expectativas de amigos, parientes o ideologías prestadas, mientras algo dentro de nosotros grita su desacuerdo y pide un cambio de dirección. Lograr escucharse, conocerse, dirigirse y pelear sus propias batallas confiando en que tarde o temprano las ganará. No recostarse en la aprobación, mirar hacia su interior donde laten sus autenticas necesidades, sin desdeñar lo que el mundo puede ofrecerle.

Respetar la verdad Enfrentar la verdad y asumirla con sus consecuencias. Los hechos son los hechos, negarlos es un acto irresponsable que nos quita control sobre nuestra vida. Cuando se evade la verdad, comienza uno a creerse sus propias mentiras. "No le temas tanto a la verdad como para negarte a conocerla".

Reconocer y utilizar sus dones La productividad equilibrada en las distintas áreas de la vida humana es un resultado lógico de la autoestima. La productividad equilibrada es consecuencia de reconocer y utilizar los dones y talentos de manera efectiva. Iniciativa, creatividad, perseverancia, capacidad de relacionarse y otros factores asociados con una alta autoestima posibilitan, al entrar en funcionamiento, la obtención de aquello que deseamos, o al menos de algo bastante cercano.

Perseverar Desarrollar el esfuerzo sostenido, la convicción de que tarde o temprano verá el sueño realizado. La perseverancia es una característica clara de la persona con alta autoestima, para quien los eventos frustrantes son pruebas superables desde su conciencia creativa.

Ser flexible Aceptar las cosas como son y no como se le hubiese gustado que fueran. Ante la novedad es necesario flexibilizar nuestras creencias y adecuar nuestros deseos sin caer en la resignación o la inacción. Flexibilidad implica abrirse a lo nuevo, aceptar las diferencias y lograr convivir con ellas; tomarse algunas cosas menos en serio, darse otras oportunidades y aprender a adaptarse. Todas estas son manifestaciones de inteligencia, consciencia y respeto por el bienestar.

Fases de la autoestima

La autoestima es un recurso psicológico que permite que las personas se orienten hacia el bienestar y no hacia la autodestrucción. Sin embargo de manera automática y poco consciente, acostumbramos desarrollar comportamientos que afectan y reducen de manera significativa nuestra calidad de vida.

Envidiar, criticar, maltratar, celar, quejarse, negarse a aceptar las cosas como son, evitar los cambios necesarios, trabajar compulsivamente, fumar o beber en exceso y actuar tímidamente o con apatía, entre otras conductas frecuentes, revelan desamor por uno mismo, pérdida del equilibrio de la mente y del cuerpo y, por consiguiente, la urgente necesidad de restablecer la autoestima, que es la pieza clave para todo tipo de relación en nuestras vidas: paternal, amorosa, de trabajo o simplemente social.

Aunque con diferentes palabras, la mayoría de las filosofías de la vida tratan implícita o explícitamente sobre cuatro caras o aspectos de la autoestima: la espiritual, la mental, la física y la social.

- El filósofo Herb Shepherd describe la vida sanamente equilibrada en torno a cuatro valores: la perspectiva (espiritual), la autonomía (mental), la conexión (social) y el tono (físico).
- El gurú George Shee-han se refiere a cuatro roles: ser un buen animal (físico), un buen artesano (mental), un buen amigo (social) y un santo (espiritual).
- La teoría de la motivación y las organizaciones abarca esas cuatro dimensiones de la motivación: la economía (física); el modo en que la gente es tratada (social); el modo en que la gente es desarrollada y utilizada (mental); y el servicio, el puesto de trabajo, la contribución de la organización (espiritual).
La clave es el “equilibrio” en lo espiritual, lo mental, lo físico y lo social, desarrollarlos contínua y paralelamente, para resguardar y realzar el mayor bien que usted tiene: USTED MISMO.

Autoestima física

La autoestima física supone cuidar positivamente nuestro cuerpo. Para preservar y realzar nuestra capacidad para trabajar, adaptarnos y disfrutar.

Un buen programa de ejercicios puede llevarse a cabo en casa, y permite atender tres áreas del mantenimiento corporal: la resistencia, la flexibilidad y la fuerza.

Para desarrollar un programa de ejercicios hay que utilizar la sensatez. Existe la tendencia a exagerar, en especial si no se ha hecho ejercicio nunca. Y ello puede crear dolor, lesiones o incluso un daño permanente, sin ninguna necesidad. Es preferible empezar lentamente. Todo programa de ejercicios debe estar en armonía con los últimos descubrimientos de la investigación científica, con las recomendaciones del médico personal y con la propia autoconciencia.

Si uno no está acostumbrado a hacer ejercicio, el cuerpo sin duda protestará contra el cambio y querrá seguir en su cómoda marcha, colina abajo. Al principio, no gusta. Incluso se puede llegar a odiarlo. Pero sea proactivo. Haga ejercicio de todos modos. Aunque llueva en la mañana prevista para el jogging, no deje de cumplir con el plan. « ¡Muy bien! ¡Llueve! ¡Entonces desarrollaré mi poder de voluntad tanto como mi cuerpo!»

Señales de alta autoestima física

  1. Comer el tipo correcto de alimentos.
  2. Descansar lo suficiente.
  3. Hacer ejercicio con regularidad


Autoestima espiritual

La autoestima espiritual proporciona liderazgo en nuestra propia vida, en nuestro núcleo, en nuestro centro; es renovar el compromiso con nuestro sistema de valores, un área muy privada de la vida, de importancia suprema.

Algunos encuentran renovación de la autoestima espiritual en la meditación piadosa cotidiana sobre las Escrituras, porque ellas representan su sistema de valores. Cuando leemos y meditamos nos sentimos renovados, fortalecidos, centrados; volvemos a comprometernos con el servicio.

Unos obtienen una renovación similar sumergiéndose en la gran literatura o la gran música. Otros la encuentran en el modo en que se comunican con la naturaleza. La naturaleza otorga su bendición a quienes se entregan a ella. Cuando uno puede abandonar el ruido y el caos de la ciudad, y compartir las armonías y el ritmo de la naturaleza, se siente renovado.

Señales de alta autoestima espiritual

  1. Recurrir a las fuentes que nos ligan a las verdades intemporales de la humanidad.
  2. Meditar.
  3. Apoyarse en la literatura o la música.


Autoestima mental

En su mayor parte, nuestro desarrollo mental y nuestra disciplina para el estudio provienen de la educación formal. Pero en cuanto nos libramos de la escuela, muchos dejamos que nuestras mentes se atrofien. Abandonamos la lectura seria, no exploramos con profundidad temas nuevos, dejamos de pensar analíticamente y de escribir (por lo menos, con sentido crítico o de un modo que ponga a prueba nuestra capacidad para expresarnos con un lenguaje depurado, claro y conciso).

La educación es una renovación de la autoestima mental vital. Podemos recurrir a la disciplina externa del aula o programas de estudio sistematizados o inventar nuestro propio sistema de aprendizaje, las personas proactivas pueden imaginar muchos modos de educarse.

Escribir es otro poderoso modo de afilar nuestra sierra mental. Llevar un diario con nuestros pensamientos, experiencias, comprensiones y aprendizajes promueve la claridad, la exactitud y el contexto mentales. Escribir buenas cartas (comunicándose en el nivel más profundo de los pensamientos, sentimientos e ideas, y no en el nivel trivial y superficial de los acontecimientos) también incide en nuestra capacidad para pensar con claridad, para razonar con precisión y para ser comprendidos con efectividad.

Organizar y planificar son otras formas de renovación mental.

Señales de alta autoestima mental

  1. Estudiar con profundidad temas nuevos.
  2. Pensar analíticamente.
  3. Escribir.


Autoestima social / emocional

Mientras que las dimensiones físicas, espiritual y mental están estrechamente centradas en la visión y el liderazgo personal, la dimensión social/emocional se enfoca en los principios del liderazgo interpersonal, la comunicación empática y la cooperación creativa.

Las dimensiones social y emocional están ligadas entre sí porque nuestra vida emocional se desarrolla (primordial pero no exclusivamente) a partir de nuestras relaciones con los otros, y en ellas se manifiesta.

Supongamos que tiene una situación complicada con una persona clave para su vida. Podría ser su jefe, su subordinado, su colaborador, su amigo, su vecino, su cónyuge, su hijo, un miembro de su familia: alguien con quien usted quiere o necesita interactuar. Tome la iniciativa, acérquese sugiera que hay que afrontar la situación de modo diferente. Permítase escuchar, no con la intención de responder, sino empáticamente, con la finalidad de comprender profunda y completamente. Y luego comunique su propio punto de vista de manera que lo puedan comprender.

Lo básico es el compromiso de buscar una solución con la que ambos se sientan bien, y de una recíproca comprensión profunda. Generar soluciones de tercera alternativa que remedien las diferencias y mejoren las alternativas que se propusieron inicialmente.

Señales de alta autoestima social / emocional

  1. Desarrollar formas de liderazgo interpersonal.
  2. Mejorar las habilidades de comunicación.
  3. Renovar las destrezas de cooperaciónç

ALEX DUVE / Autor & Editor

Blogger y amante de la educación. AlexDuve por una educación integral

0 comentarios:

Coprights @ 2016, AlexDuve Editado | Por AlexDuve