Suscribete usando RSS

Escribe tu email

lunes, 14 de mayo de 2012

Competencias: liderazgo solución de problemas (Gestión Educativa)

ALEX DUVE

Liderazgo y Solución de problemas

1.- Competencia en el ámbito de la gestión educativa

Las organizaciones formadas por un número relativamente alto de personas necesitan diferenciar roles, competencias y habilidades de sus miembros para desarrollar eficazmente la tarea individual y contribuir al cumplimento de las metas institucionales. Asegurar una dirección escolar eficiente es un reto.

Entre los factores escolares que repercuten en el desempeño académico de los estudiantes, la gestión y, en particular, la capacidad de liderazgo del rector, aparece como uno de los aspectos institucionales que apoyan y soportan la labor pedagógica.

El liderazgo comienza al surgir una visión. Cuando se trabaja con una visión se ven por adelantado los resultados; en este punto resulta destacable la capacidad que tenga el director de involucrar a su personal en la elaboración conjunta del proyecto educativo institucional, ya que éste constituye la herramienta principal en la que se clarifican los objetivos principales de la escuela, y su importancia reside en que se elabore de tal manera que llegue a ser el documento que recopile los compromisos comunes del directivo y del profesorado; es así el parámetro principal del lugar a donde se espera llegar.

En educación el ejercicio del liderazgo guarda una estrecha relación con su aceptación por parte de los integrantes de un grupo. Si bien la figura de autoridad del profesor, en el caso más común, puede sustituir (y de hecho sustituye) al liderazgo aceptado, no resulta a la postre suficiente como para que se pueda prescindir de la capacidad, de la aceptación, y un grado de convencimiento por parte del grupo, de que el líder está ejerciendo una autoridad legítima y correspondiente con la función que el propio grupo le ha designado.

El liderazgo democrático como necesidad grupal

Por liderazgo se entiende también la función esperada que dentro de un grupo realiza un líder. Esa función, si el grupo ha decidido de manera corresponsable, no se deja al azar. Se acepta, que al ejercer el líder su autoridad se establece, de alguna manera y en algún grado, una relación desigual. Pero esa relación, en el caso del liderazgo como función designada por el grupo, es decir, democrática (a diferencia del ejercicio vertical de autoridad, como en una dictadura) es aceptada en sus asimetrías, como algo necesario al funcionamiento interno del grupo que requiere de un líder, es decir de la conducción de una persona cuya mayor calificación, capacidad o experiencia, son aceptadas por los integrantes del grupo. Requiere de un líder, es decir de la conducción de una persona cuya mayor calificación, capacidad o experiencia, son aceptadas por los integrantes del grupo.

En este orden de ideas, el liderazgo democrático, sobre la base de la corresponsabilidad en su designación, ejercicio y delegación, responde a una necesidad del grupo. Pero hay diferentes tipos de liderazgo. Está el liderazgo autoritario; el liderazgo del dejar hacer y pasar, y el liderazgo democrático. En este último, como se ha adelantado, se parte del supuesto de que el líder, para ejercer su liderazgo, considera puntualmente los intereses, las opiniones y, en síntesis, el rango de autoridad del grupo, autoridad de la que el líder pasa a operar como representante.

Cualquiera que sea el caso, el líder tendrá que actuar de acuerdo a ciertas directrices que han sido establecidas por el grupo en su conjunto. Aquí estamos hablando de liderazgo democrático, donde en función de su representación, el líder tiene como una obligación implícita el interpretar, por una parte; orientar y conducir, por otra y, en todo caso, concretar las aspiraciones del grupo que representa.
En educación, dada la naturaleza de las relaciones que se establecen entre docentes y discentes, el liderazgo del profesor, el que mayor impacto puede tener en un grupo escolar, aparece como necesario cuando no como condición, inclusive, para que el proceso de enseñanza aprendizaje pueda ser concretado.

En los grupos escolares, desde luego, también se hacen presentes otros liderazgos de aquellos integrantes alumnos de mayor capacidad, habilidad para relacionarse, o mayor ascendencia por razones relacionadas con algún estatuto de poder. Pero tales liderazgos difícilmente pueden equipararse al que ejercen, aún en nuestro medio, los profesores.

Durante mucho tiempo se ha considerado en los sistemas escolares que los profesores y su forma de intervención pedagógica son el elemento central que determina el éxito o fracaso de la tarea escolar, sin embargo, investigaciones realizadas han podido concluir que los problemas observados no son imputables a los docentes únicamente, sino también al sistema, modelos, paradigmas y liderazgo con que opera la escuela.

El nuevo concepto de liderazgo viene incrustado en el marco de la gestión escolar y tiene qué ver con las funciones directivas, de la administración, actividades dirigidas a proyectar, organizar, decidir y evaluar los procesos y las estrategias de las organizaciones escolares que favorecen la calidad y la mejora de la enseñanza, vinculando este liderazgo con los valores, los propósitos, la imaginación y la creatividad, necesarios para poner en circulación los procesos de animación y movilización de los actores involucrados.

La gestión escolar es una de las instancias que realiza las políticas educacionales en cada centro educativo adecuándolas a su contexto y a las particularidades y necesidades de su comunidad educativa, que se promueven a través de acciones relacionadas entre sí, emprendidas por el equipo directivo de la escuela para promover y posibilitar acciones pedagógicas para la comunidad educativa.
Esta forma  de transformar las escuelas permite reconstruir y recuperar el sentido y valor de la vida escolar para generar aprendizajes significativos para los estudiantes, para los profesores y el equipo directivo, que se empate con elementos psicoafectivos, estructurales, funcionales, comunicativos, cooperativos y colaborativos que no se queden en acciones de ámbito administrativo solamente sino articular las acciones de todas las dimensiones del quehacer escolar, considerando lo pedagógico, lo material, lo social, lo político que fortalezcan su función directiva. Lograr este objetivo a la escuela le implica tener como directivos, auténticos líderes.

El líder debe ser un comunicador por excelencia; será él quien transmitirá la visión a sus compañeros y los estimulará para que venzan las dificultades. Por esta razón, deben dominar las técnicas de comunicación verbal y escrita, así como utilizar variadas formas de expresión. Ya que es la comunicación el medio para unir y dirigir al grupo.

Es importante que el líder sepa reconocer las grandes oportunidades que en un comienzo existen con la apariencia de problemas insuperables, aunque para esto se requiere cierta disciplina y un carácter especial para no desesperarse, para tratar las torpezas de manera productiva, aprender de los errores a fin de obtener los beneficios esperados.

Solución de problemas

Todos los seres humanos, indistintamente de su edad, están expuestos a una serie de situaciones que implican o demandan en ellos la capacidad de afrontar y resolver situaciones que presentan un conflicto. Muchas personas adolecen de la capacidad de encontrar una gama amplia de soluciones ante las situaciones que considera conflictivas o problemáticas, pues en su repertorio comportamental y cognitivo no ha construido o ejercitado estas habilidades.

El entrenamiento en la solución de problemas es un proceso cognitivo y comportamental que ayuda al sujeto a hacer disponibles una variedad de alternativas de respuesta para enfrentarse con situaciones problemáticas; y a la vez incrementa la probabilidad de seleccionar las respuestas más eficaces de entre las alternativas posibles.

El proceso de solución de problemas, en un sentido muy amplio, abarca actividades muy diferentes, heterogéneas sin embargo, en sentido estricto, englobaría: aquellas tareas que exigen procesos de razonamiento relativamente complejos y no una simple actividad asociativa o rutinaria.
En general, el proceso de solución de problemas y el proceso de razonamiento, se han tratado como dos áreas independientes.

Sin embargo, para solucionar un problema, el sujeto debe poner en marcha procesos de razonamiento, por eso en realidad, es difícil trazar la línea divisoria entre la investigación sobre solución de problemas y sobre otros procesos de razonamiento.

La relación entre el liderazgo personal y la toma de decisiones está tan entremezclada que es difícil saber si el mejorar la capacidad de decisión mejora el liderazgo o sí el mejorar el liderazgo desarrolla la capacidad de decisión.

La capacidad de tomar decisiones debe encontrar su máxima expresión en la capacidad de solucionar problemas. Una decisión no es tal mientras no se exprese en la acción. Todo el proceso de solución de problemas es un ejercicio de toma de decisiones. Estas habilidades adicionales deben desarrollarse para el liderazgo personal.

"Estar consciente". Hay personas que prefieren ignorar los problemas. Piensan que no enfrentándolos desaparecen. Ser consciente de que existen los problemas es el primer pago para solucionarlos.
Objetividad. Después de conocerlos, hay que definirlos, y ello exige un análisis objetivo para descubrir dónde está. De lo contrario, se aplican soluciones a lo que es el verdadero problema
"Visión". A veces se tienen las soluciones verdaderas de un problema, pero se siente miedo a afrontarlas. Pero si no se soluciona el problema real no se progresa. Hay que seguirlas cuesten lo que cuesten.

"Conocimiento". Solucionar un problema implica conocer el asunto. Una persona que no sabe mecánica no debe abrir ni el radiador de un carro. Por ello, hay que estar empapado de los temas que interesan
"Mente abierta". No hay soluciones obvias para los problemas, porque entonces ya se hubieran usado. Hay que tener flexibilidad.

"Selección de alternativas". Cuando haya varías soluciones para un problema, en primer lugar hay que aceptarlas, aunque puedan parecer entre sí contradictorias; y, en segundo lugar, hay que estudiarlas a fondo antes de tomar una decisión.

"Consultar". El líder no debe tener reparos ante las dudas de consultar a otros para que sus decisiones sean lo más acertadas y no pierda tiempo inútilmente.

2.- Finalidad y características en el ámbito de la gestión educativa

“Se puede definir al liderazgo como una cierta capacidad de transformar una visión en realidad."
Warren Bennis

Todo aquel que es identificado como líder es porque reúne una serie de características que no todos han desarrollado, son personas que tienen ciertos atributos que les permite tener seguidores, que las personas confíen en él, pero que además, sean líderes generadores de cambios, que garanticen proactividad y sobre, todo transformaciones en aquellos aspectos que lo demanden.

En esta oportunidad nos adentramos en lo que representa el rol del líder transformacional. Al respecto se dice, que:

ü  El liderazgo requiere de un cambio en tu forma de actuar, precedido de una transformación de cómo se piensa y siente.

ü  El liderazgo requiere de un reenfoque mental. El liderazgo significa una forma única y a menudo nueva de percepción, es un cambio radical.

ü  El líder demuestra una profunda apreciación por la libertad humana.

ü  Un líder entiende el milagro, misterio y necesidad de transformación.

Nos recuerda Juan José Bertamoni, que este liderazgo intenta cambiar la realidad para amoldarla a valores e ideales superiores.

Se establece sobre las siguientes bases:

ü  Se crea sobre la necesidad humana profunda de tener un significado.

ü  Separa las causas de los síntomas y actúa preventivamente.

ü  Trasciende los asuntos cotidianos

ü  Libera el potencial humano.

ü  Se propone obtener resultados a largo plazo sin comprometer los principios y valores humanos.

El objetivo del liderazgo de transformación es "transformar" a la gente y a las organizaciones. Cambiar sus mentes y sus corazones, ampliar su visión y sus posibilidades, ayudarlos a que el comportamiento sea congruente con sus creencias y motivar a realizar cambios permanentes.

Un líder que está muy centrado en optimizar el crecimiento de las personas con aquellas transformaciones que requieren para optimizar su rendimiento, aportar lo mejor de si.

Entre los atributos que requiere cultivar en sí mismo y en los demás, un líder de transformación nos indica Bertarmini, están:

Visión: fotografía del futuro virtuoso que desea crear, que resulta inspiradora para los demás compañeros de ruta.

Iniciativa: conciencia de que tiene la libertad, el derecho y el deber para actuar por sí mismo para que las cosas mejoren.

Confiabilidad: ser capaz de ser previsible en su comportamiento con las demás personas. El experto Peter Drücker define a este aspecto como: " Comportamiento sin sorpresas"

Paciencia: con las personas y con el proceso de transformación en sí. Comprendiendo que el cambio es una tarea difícil que involucra integralmente a las personas, aunque comience en una sola esfera de su vida (como el trabajo, por ejemplo).

Respeto: capacidad para cumplir los compromisos que asume con los demás y consigo mismo. Este respeto se debe reflejar en la acción del líder aprovechando al máximo los recursos de su gente: haciendo relevantes sus fortalezas e irrelevantes sus debilidades.

Coraje: Aristóteles creía que el coraje era la primera de las virtudes humanas, porque hacía posible las otras. El coraje empieza con la decisión de enfrentar la verdad más profunda acerca de la existencia: la convicción de que somos libres para elegir quiénes somos a cada momento.

Deseo: somos un producto de nuestro deseo. Nos hemos hecho nosotros mismos, en el sentido más profundo. Uno de los problemas más graves de la vida es la auto-limitación: creamos mecanismos de defensa para protegernos de la ansiedad que acompaña a la libertad porque nos da temor desplegar nuestro potencial. Esta era la definición de Freud de psiconeurosis: "Limitamos la manera en que vivimos para poder limitar la cantidad de ansiedad que experimentamos."

María Isabel Rojas, nos agrega sobre este interesante tema, que Liderazgo transformacional, implica el incremento de las capacidades de los miembros de una organización para resolver individual o colectivamente los diferentes problemas y la toma de decisiones. El liderazgo transformacional es pues la cultura del cambio, el agente transformacional de su cultura organizativa.

Los factores clásicos que se incluyen en el liderazgo transformacional son:

a) Carisma: capacidad de entusiasmar, de transmitir confianza y respeto.

b) Consideración individual: presta atención personal a cada miembro, trata individualmente a cada subordinado, da formación aconseja.

c) Estimulación intelectual: favorecer nuevos enfoques para viejos problemas, hacer hincapié en la inteligencia, racionalidad y solución de problemas.

d) Inspiración: aumenta el optimismo y el entusiasmo.

e) Tolerancia psicológica: usar el sentido del humor para indicar equivocaciones, para resolver conflictos, para manejar momentos duros.

f) Capacidad de construir un "liderazgo compartido" fundamentado en la cultura de la participación: crea condiciones para que sus seguidores colaboren con él en la definición de la misión, les hace partícipe de su visión y crea un consenso sobre los valores que deben dar estilo a la organización.

g) Considera "el trabajo en equipo" como una estrategia importante que produce la sinergia necesaria para conseguir mejores resultados en la organización.

h) Dedica tiempo y recursos a la "formación continua" de sus colaboradores como medio fundamental del crecimiento personal y forma de implicarles en la aplicación de nuevas tecnologías a su trabajo.

i) El líder transformacional considera que desempeña un rol simbólico de autoridad que le permite ser el "representante institucional" de la organización y, como tal, debe dar ejemplo de trabajo duro, disponibilidad y honestidad en sus actuaciones, que deben ser coherentes con la visión, misión y valores de la organización.

3.- Técnicas que se utilizan para implementar la Gestión Educativa en el ámbito educativo

Colectiva.- Implica el compromiso de toda la comunidad educativa, directivos, docentes, padres de familia, estudiantes; quienes trabajando en equipo reflexionarán sobre la labor educativa.

Liderazgo reconocido.- El equipo que oriente el proceso cuenta con un liderazgo reconocido por la comunidad educativa. Si bien el compromiso de trabajo es colectivo, es necesario que quede establecido un papel de liderazgo que oriente y monitoree todo el proceso. Generalmente, ese equipo puede estar dirigido por el director o una persona especializada en el tema de gestión.

Participativa.-Todos los actores de la comunidad educativa trabajan colaborando activamente, aportando sus ideas y planteamientos en las distintas instancias del proceso; para lo cual es necesario un clima de relaciones humanas donde primen el respeto, la tolerancia y la equidad.

Trabajo en equipo.- Organiza la participación, incorporando de forma creativa las diversas habilidades y conocimientos de todos los participantes.

Reflexiva.-La dinámica de participación de los distintos actores permite reflexionar acerca de la práctica y el funcionamiento institucional, así como analizar nuevos planteamientos para ser desarrollados.

Consensuada.- Permite a los actores llegar a un acuerdo acerca de los intereses y necesidades de la institución.

Negociada.-Los intereses y necesidades a desarrollar en la institución son seleccionados respondiendo a los planteamientos de todos los actores de la comunidad educativa.

Respetar la estructura de la institución.- Toma y respeta estructuras de la institución y, a partir de ellas, comienza a operar o plantear cambios según sea necesario.

Solución de problemas

Es importante abordar las formas en que las autoridades del establecimiento lo conducen y orientan hacia la obtención de resultados, la satisfacción de los beneficiarios y usuarios y la “agregación de valor” en el desempeño organizacional, como fortalecer relaciones armónicas y considerar a la comunidad en la misión y metas institucionales. Asimismo, se deben considerar a los directivos que rindan cuentas y asuman la responsabilidad pública por los resultados de establecimiento.
En este sentido, y a manera de mantener un control, evaluación y retroalimentación, a tiempo para la toma de decisiones es importante que se tenga especial atención en:
ü  Tener una visión clara hacia dónde ir.

ü  Tener altas expectativas y declarar que se espera de los estudiantes y profesores.

ü  Velar por un clima institucional promoviendo la disciplina.

ü  Resolver adecuada y oportunamente los conflictos.

ü  Responsabilizarse por los resultados de aprendizaje de los alumnos.

ü  Tener instancias de comunicación y trabajo efectivas desde la Dirección.

4.- Concreción ejemplificada en cada nivel del sistema educativo

Dimensión institucional.- Esta dimensión contribuirá a identificar las formas cómo se organizan los miembros de la comunidad educativa para el buen funcionamiento de la institución. Entre sus características están:

ü  Uso de tiempos y espacios.

ü  Canales de comunicación formal.

ü  Comisiones de trabajo.

ü  Manual de funciones y procedimientos.

ü  Reglamento interno.

ü  Organigramas.

Dimensión administrativa.- Esta busca en todo momento conciliar los intereses individuales con los institucionales, de tal manera que se facilite la toma de decisiones que conlleve a acciones concretas para lograr los objetivos institucionales. Entre sus características están:

ü  Presupuesto económico.

ü  Distribución de tiempos, jornadas de trabajo; docentes, administrativos, servicio.

ü  Administración de recursos materiales.

ü  Relación con otras instancias.

Dimensión pedagógica.- Se refiere al proceso fundamental del quehacer de la institución educativa y los miembros que la conforman: la enseñanza-aprendizaje. Entre sus características están:

ü  Planes y programas.

ü  Enfoque pedagógico, estrategias didácticas y proceso de enseñanza-aprendizaje.

ü  Relación con estudiantes.

ü  Estilo de enseñanza.

ü  Actualización docente.

ü  Enfoque de evaluación.

ü  Orientación Educativa Tutoría.

Dimensión comunitaria.- Esta hace referencia al modo en el que la institución se relaciona con la comunidad de la cual es parte, conociendo y comprendiendo sus condiciones, necesidades y demandas. Asimismo, como se integra y participa de la cultura comunitaria. Entre sus características están:

ü  Relación con padres de familia.

ü  Proyectos de proyección social.

ü  Relación-Redes con instituciones municipales, estatales y organismos civiles.

Solución de problemas

Esta área aborda el desarrollo sistemático de los procesos institucionales en el ámbito curricular y pedagógico, administrativo y financiero. La dimensión curricular-pedagógica, se refiere a los procedimientos y mecanismos que aseguran la adecuación y mejoramiento de la oferta curricular. La dimensión administrativa se refiere a la instalación de los procedimientos de apoyo a la gestión educativa. La dimensión financiera incluye los controles presupuestales, proyectos institucionales, etc. Entre sus características están:

ü  Establecer el proyecto educativo-pedagógico con la comunidad.

ü  Implementación de procedimientos para supervisar y evaluar el cumplimiento de los proyectos.

ü  Dar a conocer los roles y funciones del personal en concordancia con el organigrama.

ü  Se aplican sistemas de seguimiento y acompañamiento de los estudiantes.

ü  Existe un uso eficiente de los recursos pedagógicos por parte de los alumnos y profesores.

ü  Existen procedimientos para gestionar recursos.

ü  Existe y es conocido por la comunidad el reglamento de Seguridad e Higiene de la institución.

ü  La institución cuenta con sistemas de mantenimiento de infraestructura.

5.- Ventajas de la aplicación de las competencias Liderazgo y Solución de conflictos a la Gestión educativa

Algunas de las ventajas que conseguidas con la aplicación de la competencia de Liderazgo en la Gestión Educativa son:

ü  Permite anticipar, proyectar, organizar, decidir y evaluar los procesos y las estrategias de una organización.

ü  Permite al gestor, como líder, comunica la visión de futuro compartido de lo que se intenta lograr, articulando una búsqueda conjunta de los integrantes de la organización que no necesariamente comparten el mismo espacio y tiempo institucional, aunque sí los mismos desafíos.

ü  Se promueve el trabajo generativo.

ü  Generara aprendizaje organizacional y social.

ü  Resuelve colectivamente problemas nuevos.

ü  Redefine los valores.

ü  Ajusta los procesos de acción para alcanzar esos valores.

ü  Estimula el desarrollo de otras formas de comprender y de actuar.

ü  Amplia los procesos de mejora continua.

ü  Desarrolla y sostiene círculos de aprendizaje profundo.

ü  Solventa procesos extendidos y continuos de formación para el fortalecimiento de competencias complejas, tanto individuales como colectivas.

Algunas de las ventajas que conseguidas con la aplicación de la competencia de Solución de problemas en la Gestión Educativa son:

• Permite interrelacionar el pensamiento crítico y reflexivo con la creatividad y capacidad de inventiva necesarias para implementar la transformación y encarar los nudos problemáticos más duros de la realidad educativa

ü  Permite abrir nuevas posibilidades de tratamiento, de innovación de procesos, de mejoramiento de los resultados y de aprendizaje organizacional.

ü  Permite idear alternativas de solución, combinar ideas en estrategias, decidir evaluando la eficacia y eficiencia de cada propuesta de solución para tratar el problema surgido.

ü  Permite construir estrategias interrelacionadas de resolución de problemas, que involucren en la decisión al equipo de gestión para asegurar una mayor compenetración en él y así mayor compromiso en implementar su resolución.

ü  Propicia organizaciones inteligentes, abiertas al aprendizaje de todos sus integrantes, con capacidad de experimentar para el logro de sus objetivos educacionales y claridad de metas.

ü  Permite encarar y resolver sistemáticamente problemas; generar nuevas aproximaciones y experimentaciones; aprender a partir de la propia experiencia y a su vez, de cuestionarla.

ü  Es una instancia para la generación de nuevas culturas de trabajo en las organizaciones educativas.

ü  Posibilita el mejoramiento continuo de las instituciones.

ü  Desafía las soluciones conocidas, posibilita “ver de nuevo”.

ü  Articula las tareas inmediatas con las perspectivas de largo plazo.

ü  Posibilita identificar soluciones diferentes.

6.- La evaluación de Competencia de Liderazgo y Solución de problemas

La evaluación de la competencia de Liderazgo y Solución de problemas se debe realizar tomando en cuenta muy de cerca diversos aspectos muy importantes como son las competencias personales. Dentro de los aspectos a considerar se pueden manejar de los siguientes:

Liderazgo.

El líder competente es aquel que tiene la capacidad de coordinar y organizar eficazmente sus equipos de trabajo, propiciando un adecuado ambiente de trabajo, orientando y dirigiendo a los demás para motivarlos e inducirlos a que se llegue a las metas y objetivos planteados. Así mismo trasciende y da el ejemplo a través de su cumplimiento, ética y compromiso.

El líder contribuye en las ideas, decisiones y actividades. Él toma la iniciativa, expresa ideas creativas y da a todos la oportunidad de expresarse tomando en consideración sus puntos de vista. Él no impone sus ideas, él convoca e involucra a los demás a expresarse para así llegar a las decisiones más acertadas, sin embargo, en situaciones de riesgo él asume la toma de decisiones.

El líder debe brindar facilidades a sus colaboradores para que sepan lo que hay que hacer y cómo hay que hacerlo, así como, brindar retroalimentación efectiva para ayudar de esta manera al aprendizaje de nuevos procedimientos.

No podemos dejar de lado el trabajo en equipo que se debe de mostrar dentro del liderazgo, el cual es la disposición para colaborar y desarrollar actividades en conjunto hacia un objetivo común donde se suman los conocimientos y habilidades de todo el grupo. En el trabajo compartido, se enriquece la experiencia de sus integrantes y se produce un resultado mayor que la suma de los esfuerzos individuales.

La persona que tiene esta competencia es capaz de integrarse al grupo y comprometerlo en una dirección para lograr los objetivos planteados. Toma las decisiones luego de lograr un consenso valorando los puntos de vista y contribuciones de todos los miembros del equipo.

Así mismo, tiene habilidades sociales para relacionarse bien con los demás miembros de su equipo, así como en los diferentes niveles jerárquicos, tanto con sus subordinados como con sus superiores. Desarrolla un ambiente de trabajo que fortalece a los demás, respetando en todo momento a las personas que trabajan con él, brindando ánimo y espíritu en el equipo. Fomenta la interacción de todos y promueve la colaboración entre áreas y equipos de trabajo.

Solución de problemas.

Resulta muy importante el considerar al momento de evaluar, lashabilidades de comunicación, ya que es la capacidad para poder transmitir apropiadamente conceptos e ideas de forma clara, precisa, directa y apropiada, siendo convincente en la expresión oral o escrita. Tiene en cuenta las características del receptor, entendiendo sus necesidades, para que éste comprenda. También brindará retroalimentación constante, asegurándose que el mensaje llegó correctamente.

La persona que tiene esta habilidad puede escuchar, comprender y asimilar las telecomunicaciones provenientes de los demás buscando la comprensión mutua y generando un ambiente cordial.

Así mismo, se comunica y expresa fluidamente entre los niveles jerárquicos de la empresa, tanto en dirección descendente (comunicando y transmitiendo órdenes a subordinados apropiadamente), ascendente (hablando con propiedad a sus superiores) como con sus colegas.

Dentro de los aspectos no podemos olvidar la iniciativa y proactividad, que no es más que la disposición para conocer, analizar y participar activamente en el trabajo. Tiene iniciativa y actitud de apertura para trabajar en nuevos proyectos, tomar decisiones y resolver problemas. Ayuda a otros y no espera que lo guíen ni que le den órdenes. Puede asumir y desempeñarse en nuevas tareas, prever los acontecimientos y definir el mejor curso de acción, aprendiendo habilidades y cosas nuevas.

Al evaluar debemos de considerar las relaciones interpersonales ya que es la habilidad social y la disposición para establecer y mantener relaciones interpersonales armoniosas. La persona que tiene esta competencia llega bien a la gente, tienen tacto, es prudente, sabe escuchar, tiene sensibilidad a los sentimientos e ideas de otros, es empático, busca la conciliación y maneja adecuadamente los conflictos.

Por otro lado, es un buen miembro del equipo de trabajo que valora la sinergia de trabajar con otros. Construye y mantiene un ambiente laboral adecuado demostrando respeto y confianza en todos los niveles de la empresa y tiene buenas relaciones con los clientes.

Persona capaz de involucrarse e identificarse con las metas que le han asignado con el fin de priorizar en forma efectiva las tareas, el tiempo y los recursos asignados orientándose al rendimiento y a alcanzar y/o superar los estándares establecidos. Su objetivo es la orientación de resultados.

Evalúa las tareas que deben ser realizadas y percibe el impacto de cualquier suceso que pueda ir en contra de sus objetivos para resolverlo eficazmente.

Otro aspecto importante es contar con la disposición es la capacidad para mantener relaciones positivas con los clientes, escuchándolos, asesorándolos y/o solucionando sus dificultades. Se entiende sus necesidades y requerimientos con el objetivo de satisfacer o superar sus expectativas (tanto de clientes internos como externos), y estar un paso adelante, ofreciendo nuevos productos que los ayuden en sus negocios.

Fuentes de Información:

http://www.upn25b.edu.mx/portalupn/images/pdf/Simposium/MESAA/Elliderazgoenloscentroseducativos/UrgencianuevoliderazgoGuadalupe.pdf

http://html.rincondelvago.com/solucion-de-problemas.html

Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Ministerio de Educación de Perú. Manual de Gestión para Directores de instituciones educativas. Lance Gráfica S.A.C. Perú. 2011. http://www2.minedu.gob.pe/oaae/xts/manual_directores_unesco.pdf. Consultado el 6 de mayo de 2012.

Desafíos de la educación, documento del Instituto Internacional de planeación de la educación, Ministerio de educación de Argentina.

Manual para Diagnóstico Institucional y Diseño del Plan de Mejoramiento.Cuaderno 1. ¿Qué podemos hacer para mejorar?. Programa de Gestión y Dirección Escolar Fundación Chile. 2011.http://mejoramientocontinuo.gestionescolar.cl/cmccuaderno.pdf. Consultado el 9 de mayo de 2012.

http://sorad.ual.es/mitra/documentos/tec_pereda03/EVALUACION.pdf

http://www.dte.eup.uva.es/menchu/index_archivos/principal_archivos/docs/INECE%2008/Desarrollo_y_evaluacion(MARTIN).pdf





Autores:


Eduardo Madrigal Galvan



Eleazar Sashida Rojas


María Luisa Rocha Gallegos


Katia Yadira Carranza Sámano



Héctor Gabriel Medina Ayala


ALEX DUVE / Autor & Editor

Blogger y amante de la educación. AlexDuve por una educación integral

Coprights @ 2016, AlexDuve Editado | Por AlexDuve